Debería retirársele la membresía a Mariana Mould por sus comentarios presuntamente racistas/discriminadores?

martes, 19 de mayo de 2009

El lado serio de la historia: Sedán, donde ganan los que van


Hay lugares que simplemente están karmeados. En esta ocasión, la Benemérita, Real y Pontificia Asociación Mayor de la Región Lima Metropolitana estudia el caso de Sedán. Esta localidad, ubicada en el noreste de Francia, cerca de la frontera con Bélgica, ha sido el escenario de dos derrotas claves en la historia militar francesa.

Corría el año de 1870, y había empezado la guerra franco-prusiana. Después de algunos reveses en el frente, el emperador Napoleón III, llevó un ejército de 120,000 hombres a la frontera para relevar al sitiado ejército francés en Metz. Sin embargo, los prusianos procedieron a arrinconar a este nuevo ejército en Sedán y lo sometieron a un feroz ataque. Con las espaldas contra Bélgica y completamente rodeados, el emperador Napoleón III terminó rindiendo su ejército. La derrota fue absoluta, y su gobierno terminó cayendo. El ejército francés siguió peleando bajo un nuevo régimen, pero la derrota de Sedán fue demasiado contundente. Unos seis meses después, Francia se rindió, perdiendo territorio y creando un largo trauma en el imaginario colectivo francés.

Unos setenta años después, Alemania y Francia se volvían a encontrar en guerra. Previendo que los alemanes atacarían por Bélgica, los franceses y sus aliados británicos decidieron trabar combate con ellos lejos de Sedán, en territorio del antedicho país. Sedán, estando frente al bosque de las Ardenas, no fue tan fuertemente protegido, pues se consideraba imposible que una fuerza alemana importante pudiera avanzar por ahí.

Lógicamente, por ahí fue que atacaron.

Cundió el pánico entre las tropas francesas en Sedán, quienes fueron arrolladas por las fuerzas alemanas de aire y de tierra, reales e imaginadas. Los alemanes pudieron empezar un avance relámpago que cortó en dos todo el dispositivo francés de defensa, dejando a sus mejores tropas rodeadas y condenadas al fracaso. Esto derivó en una de las peores derrotas francesas de la historia. Poco más de un mes después, Francia se rendía ignominiosamente.

Dos batallas en Sedán. Dos derrotas. Dos rendiciones. Sedán: donde ganan los que van.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada